La isla fantástica de San Brandán. Entre literatura y cartografía

Caba, Susana
General

La literatura de viajes, que cautivó a los lectores de todos los tiempos, se manifiesta de forma particular en Le voyage de Saint Brendan (Benedeit, ca. 1120). El texto plantea un  itinerario  insular  extraño,  lo  que  permite,  a  partir  de  la  hagiografía  del  monje irlandés, por un lado, construir un universo cultural heterogéneo, y por otro, entrelazar la literatura de visiones, en este caso, la del viaje-visión: una piadosa peregrinación para arribar a la visión del más allá cristiano. La  cartografía  marítima  refleja  la  presencia  de  espacios  insulares  y  la  literatura manifiesta  asimismo  la  necesidad  de  pensar  la  insularidad  como  el  espacio  que construyó refugios territoriales para todo un universo de portentos y de seres fantásticos.  En la actualidad, el caso del monje Brendan excede esos relatos literarios pues su figura  ha quedado ligada a la navegación, la exploración y la cartografía por su famosa isla, la denominada   isla   inhallable,   la   octava   Canaria,   la   isla   de   Brandán   y   otras denominaciones cuya leyenda es el tema de esta comunicación.