La ambigüedad en torno a la violación de Lucrecia en algunos poemas de Sor Juana Inés de la Cruz y en La Mandrágora de Nicolás Maquiavelo

Fumagalli, Carla A.
General

  La violación de Lucrecia ha sido un tema recurrente en la literatura desde que Tito Livio  y Dionisio de Halicarnaso la describieron en el marco de su historización sobre el saco  de Roma en Los orígenes de Roma e Historia antigua de Roma, respectivamente. El  trabajo tomará cuatro poemas de Sor Juana Inés de la Cruz en donde este mito romano  se ve representado de diferentes formas. Uno será el conocido “Hombres necios que  acusáis…”, el segundo será “Oh, famosa Lucrecia, gentil dama…”, el tercero “Intenta  de Tarquino el artificio…”, y por último “Señor: para responderos”. Estos cuatro casos  toman la violación de Lucrecia a veces como tema y otras tangencialmente para  ejemplificar o identificar ciertos estereotipos femeninos. El hecho de que Lucrecia haya  muerto por ocultar su deshonra se ve tergiversado en la obra de teatro de 1518 La  Mandrágora de Nicolás Maquiavelo. El italiano muestra a una Lucrecia diferente de la  del mito, una mujer que no solamente no se suicida, sino que se convierte en urdidora  de engañosos planes alrededor de su familia. Sor Juana por su lado, a pesar de ceñirse  más estrictamente al mito, a veces toma la ambigüedad del suicidio para ilustrar lo  confuso de las pretensiones de los hombres sobre las mujeres. El trabajo relevará las  representaciones de la violación de Lucrecia con el fin de reponer cómo el mito puede  condensar diferentes interpretaciones en función de una construcción más política (en el  caso de Maquiavelo) o moral (en el caso de Sor Juana).