Formas de circulación del discurso modernista: Delmira Agustini, poemas y retratos

Briasco Lay, Florencia
General

La generación uruguaya del 900 reúne un pequeño y productivo grupo de intelectuales y artistas que, en el terreno específico de la poesía y el periodismo, generan nuevos discursos que interpelan a la sociedad. Un nuevo lector es necesario para que interprete los tópicos emergentes. Nos proponemos profundizar el análisis de la poética de Delmira Agustini tanto en sus poemas como en la escritura de retratos aparecidos en la revista La Alborada. Buscamos distinguir la circulación de la palabra de Agustini en el medio intelectual. ¿De qué manera se construyen estos espacios de lo femenino y de la mujer como actor social? ¿En qué sentido se sostiene, influye, se critica o se celebra, este cambio de paradigma? En Montevideo, así como en las principales ciudades latinoamericanas, el movimiento modernista se construye para expresar la necesidad de crear una voz continental que se desvincule de la herencia española. Sin embargo existen, en el interior de esta estética, líneas de fuga en el momento del agotamiento de sus tópicos. En Delmira Agustini podemos observar la aparición de otra dimensión de lo femenino que incluye el deseo y el cuerpo como materialidad. Los retratos que escribe en la revista La Alborada hacen visible aquello que estaba presente pero se ocultaba: las nuevas inquietudes respecto de la mujer como actor social. Allí, presenta a las damas de la burguesía y destaca sus inclinaciones artísticas como figuras que pretenden hacerse visibles tanto en su entorno como en el campo del arte. La crítica ha leído a la mujer modernista como una construcción ideal, mística, y hasta fantasmagórica, creada por un grupo de hombres que se piensan a sí mismos en la torre de marfil. Ahora bien, ante la emergencia de una vidriera de figuras femeninas: ¿Cómo se puede leer esa irrupción en la revista y en la sociedad?