El matriarcado en dos novelas de Ana María Matute: una perpetuación del orden patriarcal

Jersonsky, Eva
General

El presente estudio parte del análisis de dos obras centrales en la novelística de Ana María Matute: Primera memoria (1959) y La trampa (1969). La lectura de estas novelas de la trilogía Los mercaderes se encuentra focalizada principalmente en el personaje femenino Doña Práxedes, la abuela y matriarca del relato. Este recorrido se origina principalmente a partir de artículos y libros sobre escritura femenina, por un lado el de Neus Carbonell (1997) y, por el otro, el de Biruté Ciplijauskaité (1988), ambos herederos de líneas como la francesa (Beauvoir, Cixous, Irigaray, Kristeva) y la inglesa (Butler, Scott) dentro de los estudios de género. Proponemos un acercamiento al personaje a partir de su discurso despótico y coercitivo y de la imagen que se va construyendo a partir de los relatos tanto de la narradora como de otros personajes. Aquí se tienen en cuenta su configuración como un ser altamente observador y controlador y su persistente preocupación por el desarrollo de su nieta como mujer prototípica del orden preponderante, Doña Práxedes no es simplemente una mujer poderosa sino que pretende con este poder que detenta moldear a todos aquellos que se encuentran por debajo de ella. Teniendo en cuenta tanto el contexto de producción (la dictadura franquista) como el del relato (la Guerra Civil Española) el discurso de Doña Práxedes puede ser retomado como una perfecta imagen del sistema machista imperante propugnado por el régimen. La matriarca no es la representación del poder femenino sino del hombre ausente que sobrevive a través de un sistema de valores tal como el que en la dictadura se consideraba ideal. De esta manera, se intenta descubrir un vínculo estrecho entre el clima represivo y autoritario propio del fascismo y la figura matriarcal que, a fin de cuentas, sólo perpetúa y garantiza el orden patriarcal dominante.