Algunas operaciones literarias en torno a los comeniños a la vuelta del psicoanálisis

Fernández, Mirta Gloria
General

Jack Zipes (2001: 44) sitúa en la era Glaciar los relatos de tradición oral. Desde aquellos  remotos tiempos, el desfile de monstruos en la literatura resulta propicio para exponer la  lucha entre el bien y el mal, lo cual se reproduce en la literatura infantil a partir del  nacimiento del género maravilloso y en sus rescrituras, asociadas el nacimiento de la  escuela y a otros períodos en los que prevalece la obsesión adulta por el disciplinamiento  infantil. En el siglo XX corrientes asociadas a la pedagogía y a la psicología producen un  curioso viraje respecto de las historias para niños. Unas, presa de la neurosis de la felicidad,  apuntan a un mundo políticamente correcto donde, en su in nominación, los comeniños se  extinguen vertiginosamente. Otras, influenciadas por corrientes psicoanalíticas, de impronta  surrealista (en clave fantástica) sacan a relucir el reverso de la lógica, el inconsciente, los  sueños, el delirio, Dentro de estas tendencias, tomaremos un corpus que presenta, de modo  complejo, el problema de unos comeniños ¿nuevos? sugestivamente estilizados.